Publicidad
Pedido 0

Mañana nunca lo hablamos

Sin proponérmelo, casi sin darme cuenta, vuelvo una y otra vez a las narrativas de mi infancia. A mis historias infantiles. Como si, al escribirlas, quisiera también recuperar algo, o recordar algo, o simplemente regresar a ese espacio tan blanco del cual fui desterrado. Toda infancia tiene sus puertas de salida. En toda infancia hay momentos –a veces magnánimos, a veces prolijos, a veces breves y volátiles– que son como pórticos hacia la grandeza del futuro. Los atravesamos con pasos inocentes, llenos de ímpetu y curiosidad, sin entonces lograr comprender, por supuesto, que esos precarios pasos son irrevocables, que no tienen marcha atrás. A veces pienso que por eso escribo. Para intentar regresar a la ilusoria y frágil pureza de mi niñez, en la Guatemala de los turbulentos años setenta. Para meter el plumón en la tinta de mi memoria infantil hasta encontrar allí los momentos que fueron mis puertas de salida. Para volver sobre mis pasos de niño y caminar nuevamente en aquellos pórticos y quizás así, ahora, en un puñado de páginas, y a través del prisma nebuloso de la memoria y la ficción, recuperar destellos de un paraíso perdido.

$27.85

2 disponibles

Eduardo Halfon nació en 1971 en Ciudad de Guatemala. Estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y durante ocho años fue catedrático de Literatura en la Universidad Francisco Marroquín. Su obra ha sido traducida diversos idiomas. En 2007, mediante una votación convocada por el Hay Festival y Bogotá Capital Mundial del Libro fue elegido entre los 39 mejores escritores latinoamericanos menores de 39 años. En 2008 ganó el Premio Literario Café Bretón & Bodegas Olarra por su libro Clases de dibujo y en 2009, en Cantabria, recibió el Premio de Novela Corta José María de Pereda por La pirueta. En 2011 recibió la prestigiosa beca Guggenheim.

Peso 252 g

Valoraciones

Sé el primero en poner una reseña “Mañana nunca lo hablamos”